Los cambios son puertas abiertas a nuevas oportunidades

Categoría: noticias
17 abril 2015, Comentarios: 0

 Todos tenemos varias puertas por descubrir a lo largo de nuestra vida ¿Quieres saber cuál es la tuya?

A veces llega un punto de inflexión en tu vida que te lleva a echar el cierre para dedicarte a algo diferente a lo que hasta entonces había sido tu trayectoria. Descubrir nuevas oportunidades, atreverse a realizar una actividad completamente diferente a la que se ha desarrollado hasta el momento. En una palabra, reinventarse. (¿o morir?)

En tiempos como el actual se exige, tanto a los profesionales como a las empresas, la capacidad de reinventarse y adaptarse a las circunstancias. Pero, ¿en qué consiste reinventarse? ¿Qué cambios hay que realizar?

Reinventarse no significa cambiar quién eres sino la forma en la que estás en el mundo. El ritmo vertiginoso al que se suceden los cambios hacen que no sea recomendable aferrarse sólo a lo que nos es familiar. Necesitamos desarrollar ese espíritu explorador que todos tenemos y que nos permite adentrarnos por camino  nuevos y a veces completamente desconocidos.

Se trata de atreverse a desarrollar nuevas habilidades que permitan adquirir flexibilidad. Adaptarte a medios diferentes, realizar actividades diversas y en afinidad con la cultura de la empresa.

“Reinventarse es salir de tu zona de confort y explorar entre las actividades con las que disfrutas”

Las teclas que predicen el éxito del desempeño están en el mundo de la personalidad o de las competencias. La diferencia entre el  desempeño excelente y el fracaso profesional dependen ahora, en gran parte,  de las cualidades personales.

Para ello es necesario abrir la mente: hazte una idea de hacia dónde va el mercado y potencia todo aquello en lo que destacas, lo que se te da bien y con lo que disfrutas. Ten visión a largo plazo y descubre tus potenciales.

Hay que dar un paso hacia adelante, movidos por el anhelo de cambiar algo profundo en nuestra vida.  Reunir el coraje para pasar de lo conocido a lo desconocido.

– Ten un objetivo claro. Qué es lo que quieres y cuáles son tus metas

– Valora si vas a disfrutar con el cambio  y si va a proporcionarte felicidad. Si no es así, mejor no intentarlo!.

– Descubre  qué vas a ofrecer a los demás, qué fortalezas tienes y en qué marcas la diferencia¿Qué aptitudes o servicios puedes ofrecer a los demás que les pueden resultar útiles? ¿Qué valor puedes aportarles para que consigan sus objetivos?

Poténciate!  Saca partido a tus aptitudes personales.

Quien persiste en su empeño, a pesar de los obstáculos y dificultades, deja aflorar su inteligencia y su creatividad y, antes o después, acaba encontrando su nuevo camino. Hay que perderle el miedo al cambio y estar dispuesto a enfrentarse a la incertidumbre, ya que sólo así puedes ir adaptándote a la nueva situación.

Todos los finales son un comienzo de algo, quizás otra cosa, quizás de una variación, quizás de un nuevo estado… y para empezar renovado, es importante “cerrar” lo antiguo, cerrar lo viejo para permitirnos empezar con todas las energías y poder disfrutar del cambio.

Hay que enfrentarse a lo novedoso, a lo desconocido… no debemos dejar pasar la oportunidad de disfrutar por estar mirando continuamente hacia atrás.

Así, lo que parecen barreras insuperables poco a poco comienzan a verse como aciertos.

 

Fuente: MMM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies