La felicidad laboral: los ambientes laborales felices incrementan la productividad

Categoría: noticias
2 noviembre 2015, Comentarios: 0

Incrementa la productividad, genera engagement y permite alinear los objetivos y valores de los empleados con los de la compañía.

Los entornos de trabajo caracterizados por la positividad y la ausencia de quejas permiten a las compañías obtener resultados favorables, crecer y desarrollar un modelo de empresa exitoso. Las empresas deben implicarse en construir ambientes laborales felices, poniendo a disposición de su público interno las herramientas necesarias para crecer, no solo profesionalmente, sino también personalmente. Los beneficios en la cuenta de resultados de estas compañías suponen que este tipo de iniciativas sean una ventaja competitiva, puesto que incrementa la productividad, genera engagement y permite alinear los objetivos y valores de los empleados con los de la compañía.

La empresa debe generar pasión y poner al servicio del empleado recursos, conocimiento y herramientas para promover e impulsar el cambio. Las compañías pueden y deben apostar por la felicidad de sus empleados, analizando cuáles son las causas de infelicidad o frustración de los equipos.

Así, la puesta en marcha de iniciativas experienciales que permitan la interacción entre los empleados, fomentar las relaciones personales y las dinámicas de equipo, apostar por la capacitación, tanto profesional como personal, favorecer la creatividad y aprovechar el conocimiento y habilidades de los empleados como opciones formativas para el resto de compañeros, son algunas de actuaciones que se pueden promover desde las compañías para crear entornos de trabajo positivos.

Por otro lado, es fundamental el trabajo personal, el auto liderazgo y la constancia para obtener resultados exitosos y afrontar las situaciones, favorables y adversas, con una actitud positiva y de desarrollo. Así, la iniciativa propia resulta necesaria para obtener crecimiento profesional y personal:

  • Educar la mente en positivo
  • Poner en práctica técnicas de gestión  de estrés
  • Focalizar el pensamiento solo en los problemas reales
  • Gestionar el tiempo de un modo más eficiente
  • Trabajar las relaciones de colaboración
  • Analizar las valoraciones como críticas constructivas a partir de la escucha activa
  • Desarrollar la empatía y la asertividad contribuyendo al bienestar
  • Capacitarse, innovar y trabajar su empleabilidad, aprovechando sus conocimientos en todos los ámbitos de relación

 

Fuente: elpais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies